REGRESAR AL BLOG

Aprende a Catar Vinos

Foto de copa de vino

Catar es el proceso por el cual podemos analizar las propiedades físicas de una bebida, en este caso de un vino. A través de este proceso podemos analizar el color, textura, olor y sabor para poder determinar la calidad del vino, el año de la cosecha y el grado alcohólico. Es cierto que un catador profesional debe gozar de buena salud, no debe fumar, no debe usar perfumes fuertes al momento de la cata y no debe tener problemas respiratorios entre otros; debido a que, todos estos factores influyen en la exactitud de resultados.

Sin embargo, el proceso de la cata, viéndolo de una manera no tan profesional, es muy sencillo y todos los que tenemos nuestras facultades visuales funcionando, la nariz sin enfermedades respiratorias y el gusto funcionando correctamente podemos practicarlo.

Lo ideal para poder apreciar las propiedades de un vino es tener una copa con una cintura bastante ancha y una boca angosta, ya que esto hará posible una mejor concentración de aromas. El material ideal de la copa debe ser de cristal y siendo aún más específicos, la copa ideal para el proceso de la cata es la “Afnor”. Asimismo, se recomienda llenar 1/3 de la copa para darle mejor movilidad al vino. Por otro lado, la forma correcta de agarrar la copa es del tallo o del pie, no de la base porque la mano es transmisora de calor y no queremos alterar la temperatura del vino.

La técnica de la cata consiste en 3 análisis: (en orden facial de arriba hacia abajo) el análisis visual, el análisis olfativo y el análisis gustativo.

Análisis visual:
  1. Un buen vino suele tener buen brillo y no presenta cuerpos extraños.
  2. Para saber si un vino es viejo o joven fijémonos en el color. Los vinos blancos suelen amarillarse con el pasar de los años, mientras que los tintos suele perder color (los vinos rojos violeta tienen pocos años de añejamiento mientras que los anaranjados y con poco brillo son los más viejos).
  3. Para determinar el grado de alcohol debemos agitar la copa (cogiéndola del tallo) en forma circular tratando de empañar las paredes y esperando a que se formen lágrimas y empiecen a descender. Si el vino es de grado alcohólico alto las lágrimas son gruesas, demorarán en formarse y en descender. En el caso de vinos con baja graduación alcohólica sucede lo contrario; las lágrimas son delgadas, se forman y desciendes rápidamente. El grado alcohólico normalmente suele diferir entre 11.5° a 17°.
Análisis olfativo: (consiste en 3 golpes de nariz)
Análisis gustativo: (Es importante la posición del vino en la lengua)

De esta manera, a través de estos 3 análisis podemos determinar que un vino es de buena calidad si tiene buena fluidez y buen brillo (análisis visual), aromas limpios y la intensidad de estos (análisis olfativo) y la persistencia de los sabores percibidos (análisis gustativo).

No está de más mencionar que los vinos más finos son aquellos que cuentan con una DO (Denominación de Origen), lo cual figura en la botella y significa que estos han pasado por rigurosas pruebas de calidad y tienen toda una historia que los respalda.

Foto de botella con copa de vino frente a barril
COMPARTE: